sábado, 22 de enero de 2011

. de simpleza y perspicacia.

. Neil sapientae odisius acumine nimio .
. Séneca .

"...el prefecto (...) Continuamente se equivoca por ser demasiado profundo o demasiado superficial para el caso, y más de un colegial razonaría mejor que él.
Conocí a uno que tenía ocho años y cuyos triunfos en el juego de "par e impar" atraían la admiración general. El juego es muy sencillo y se juega con bolitas. Uno de los contend
ientes oculta en la mano cierta cantidad de bolitas y pregunta al otro. "¿Par o impar?" Si éste adivina correctamente, gana una bolita, si se equivoca, pierde una. El niño de quien hablo ganaba todas las bolitas de la escuela. Naturalmente tenía un método de adivinación que consistía en la simple observación y en el cálculo de la astucia de sus adversarios...
Supongamos que uno de éstos sea un perfecto tonto y que, levantando la mano cerrada, le pregunta: "¿Par o impar?" Nuestro colegial responde: "Impar", y pierde, pero a la segunda vez gana, por cuanto se ha dicho a sí mismo "El tonto tenía pares la primera vez, y su astucia no va más allá de preparar impares para la s
egunda vez. Por lo tanto, diré impar." Lo dice, y gana.
Ahora bien, —si le toca jugar con un tonto ligeramente superior al anterior, razonará en la siguiente forma: "Este muchacho sabe que la primera vez elegí impar, y en la segunda se le ocurrirá como primer impulso pasar de par a impar, pero entonces un nuevo impulso le sugerirá que la variación es demasiado sencilla, y finalmente se decidirá a poner bolitas pares como la primera vez. Por lo tanto, diré pares." Así lo hace, y gana. Ahora bien, esta manera de razonar del colegial, a quien sus camaradas llaman "afortunado", en ¿qué consiste si se la analiza con cuidado?

—Consiste —repuse—, en la identificación del intelecto del razonador con el de
su oponente.

—Exactamente —dijo Dupin—. Cuando pregunté al muchacho de qué, manera lograba esa total identificación en la cual residían sus triunfos, me contestó: "Si quiero averiguar si alguien es inteligente, o estúpido, o bueno, o malo, y saber cuáles son sus pensamientos en ese momento, adapto lo más posible la expresión de mi cara a la de la suya, y luego espero hasta que pensamientos o sentimientos surgen en mi mente o en mi corazón, coincidentes con la expresión de mi cara." Esta respuesta del colegial está en la base de toda la falsa profundidad atribuida a La Rochefoucauld, La Bruyére, Maquiavelo y Camp
anella.

—Si comprendo bien —dije— la identificación del intelecto del razonador con el de su oponente depende de la precisión con que se mida la inteligencia de este último.

—Depende de ello para sus resultados prácticos —replicó Dupin—, y el
prefecto y sus cohortes fracasan con tanta frecuencia, primero por no lograr dicha identificación y segundo por medir mal —o, mejor dicho, por no medir— el intelecto con el cual se miden. "

[fragmento]
"La carta robada"
.Edgar Allan Poe.

traducción: Julio Cortazar.-

________________________________

Me detengo unos minutos en mi día,
para recomendarles este fantastico cuento del maestro del terror.
Personalmente mi favorito.
Eli,

3 comentarios:

Melodi Inetiketable dijo...

Hola compi de blog ^^
Andaba echándole un vistazo a los blogs y creo
que te puede interesar el mío si te gusta leer literatura personal,
informarte sobre la actualidad (belleza, salud, videojuegos) y debatir
sobre los acontecimientos de la vida y filosofar un poco.

http://insolitadimension.blogspot.com/

Únete si lo deseas. Gracias ^^

jhony dijo...

me atrajo la historia en la lectura...muy real y reflexiva ...un pensamiento profundo del escritor.
saludos.

Fibonacci dijo...

Bonita página...me ha encantado la manera tuya de escribir...mis felicitaciones...un saludo